08 Sep Renunció Videgaray a SHCP; EPN nombró a José Antonio Meade en Hacienda y a Enrique Miranda en SEDESOL

agsnow_epn_nombramientos_shcp_sedesol
En un mensaje a medios de comunicación desde Los Pinos, la mañana del miércoles 7 de septiembre, el presidente de México, Enrique Peña Nieto informó que aceptó la renuncia de Luis Videgaray Caso al cargo de secretario de Hacienda y Crédito Público.
Enseguida dio a conocer la designación de José Antonio Meade Kuribreña como secretario de Hacienda, en sustitución de Luis Videgaray.
En la secretaria de Desarrollo Social, donde estaba Meade, fue nombrado Luis Enrique Miranda Nava, quien se desempeñaba como subsecretario de Gobierno en la secretaría de Gobernación.
Los dos funcionarios rindieron la protesta de Ley ante el presidente de la República, luego de que este informara de las designaciones.
El presidente Peña Nieto instruyó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para dar posesión a los nuevos titulares de Hacienda y Desarrollo Social.
Debido a que esta semana se presentará ante el Congreso de la Unión la propuesta del Presupuesto federal para 2017, el nuevo titular de Hacienda, José Antonio Meade recibió del presidente las siguientes instrucciones:
“El Proyecto de Paquete Económico 2017 que se presente al Poder Legislativo deberá contribuir a la consolidación de las finanzas públicas, logrando por primera vez en muchos años un superávit primario. Esto significa que los ingresos de la Federación deberán ser mayores que sus egresos, antes de cubrir el costo financiero de la deuda pública y los pasivos garantizados por el Gobierno Federal”.
“Los mexicanos deben saber que este Gobierno reconoce los esfuerzos que a diario realizan para salir adelante, y que habrá de acompañarlos y brindarles los apoyos que se requieren. Y en este contexto, reitero que el paquete económico que habrá de presentarse a consideración del Congreso será profundamente responsable y de gran sensibilidad social”.
“Continuar con la aplicación de medidas de responsabilidad fiscal, a fin de contener y estabilizar el crecimiento de la deuda del sector público como proporción del Producto Interno Bruto”.
Que “el esfuerzo necesario para garantizar la estabilidad macroeconómica deberá ser a cargo de un ajuste en el gasto público de la Federación; es decir, le tocará al Gobierno de la República apretarse el cinturón, no a las familias ni a las empresas de México. En este sentido, refrendo mi firme compromiso de que no habrá nuevos impuestos, ni aumentos a los existentes. Insisto, el ajuste recaerá en el Gobierno y no en la ciudadanía”.
“No sólo contener el nivel de gasto público, sino también mejorar la calidad del ejercicio. Esto significa privilegiar los proyectos de inversión y los programas sociales más efectivos contra la pobreza, así como reducir el gasto corriente y los gastos innecesarios. La prioridad de la política hacendaria es muy clara: garantizar la estabilidad de la economía nacional. La estabilidad macroeconómica no es un fin en sí mismo, sino un medio para proteger y fortalecer la economía de las familias mexicanas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las Noticias Más Destacadas

Post Image
Post Image
Post Image
Post Image
Open
Close

f/107.3 Más Que Radio | @1073masqueradio