10 Ago Manlio Fabio Beltrones quiere dirigir el PRI y en Estados Unidos resurge su pasado

AgsNow_TNYT_Manlio_Fabio_Beltrones

Las aspiraciones de Manlio Fabio Beltrones de dirigir al Partido Revolucionario Institucional (PRI) han generado reacciones en México y en el extranjero. En Estados Unidos vuelven a recordarse los reportajes de los 90s, en los que Beltrones era el protagonista.
En Estados Unidos, Julio Roa entrevistó a Craig Pyes, el reportero de The New York Times, que junto con Sam Dillon, publicó en 1997 un reportaje, parte de una serie de ocho sobre la narco corrupción en México, que le valió el Premio Pultizer en la categoría Reportaje Internacional.
“Vínculos con el Narco, mancha a dos gobernadores mexicanos”, se titula el texto que fue retomado en 2007 por el Huffington Post en una serie llamada Algunas Historias no Mueren.
“Nuestro reportaje reportó que había suficiente material legal de inteligencia de los EUA, respaldado con entrevistas a oficiales y políticos, alegando que el exgobernador Manlio Fabio Beltrones había apoyado el tráfico de drogas a través de Sonora, pero que estos cargos serían muy difíciles de perseguir”.
Pyes le dijo a Roa que él y Dillon trabajaron cuatro meses en la investigación y “que su reportaje no fue basado en un sólo reporte de inteligencia, sino en más de 20 alegaciones de la DEA y otros archivos gubernamentales”.
Craig Pyes publicó apenas el sábado 8 de agosto en su cuenta de Twitter: “Este entrevista con migo ocurrió en el año pasado. Nada ha cambiado”.

Enseguida se repoducen partes sustanciales del texto publicado por The New York Times:
El gobernador de Sonora, que tiene frontera con el estado de Arizona, está colaborando con uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo, creando un paraíso para los traficantes quienes transportan grandes cantidades de narcóticos hacia los Estados Unidos, de acuerdo a agentes oficiales de inteligencia.

Autoridades oficiales dicen que llegaron a esta conclusión basados en amplias evidencias, incluyendo informantes “altamente confiables” que reportan que el gobernador Manlio Fabio Beltrones Rivera asistió a reuniones donde capos de la droga pagaron a políticos de alto nivel por protección de sus operaciones.

De acuerdo a los informantes, Raúl Salinas de Gortari, el hermano del expresidente de México, recibió maletines llenos de dinero en efectivo y era responsable de distribuir el dinero entre los asistentes.

Agentes en funciones y en no funciones dicen que la evidencia sobre el papel de el señor Beltrones era muy detallada e irresistible, que los Estados Unidos habrían incluido su nombre en un documento confidencial entregado al equipo de transición del presidente Ernesto Zedillo, en la que se enlistaba a más de una docena de funcionarios oficiales bajo sospecha de corrupción. Otro gobernador, Jorge Carrillo Olea, también era incluido en la lista negra debido a sus enredos con narcotraficantes.

En un borrador previo no publicado, agentes de inteligencia aseguraron que narcotraficantes mexicanos tenían ganancias de unos $10 mil millones de dólares, y que gastaban hasta el 60% de ese dinero en pagos a funcionarios de todos los niveles. Funcionarios mencionan que gran parte de la información sobre Beltrones y Carrillo Olea exdirector del programa de Antinarcóticos de México, ha sido obtenida a través de reportes de inteligencia de informantes, que varían desde sólo rumores hasta informes internos. Su volumen, especificidad y persistencia han persuadido a agentes estadounidenses que las acusaciones contra los gobernadores están bien fundadas.

En un estudio profundo de 1994, los analistas de la Agencia Antidrogas (DEA) en el Paso, Texas, hicieron una descripción detallada de cómo Carrillo Fuentes cautivaba a policías mexicanos y líderes políticos, incluyendo a Beltrones y a Carrillo Olea. De acuerdo a un análisis clasificado, basado en reportes de campo de más de una docena de agentes estadounidenses, el traficante “ha comprado influencia en varios niveles claves del gobierno mexicano” dándole a él “ poderosas conexiones” que aseguran el trasiego de cargamentos de drogas de México a los Estados Unidos.

En agosto de 1991, Beltrones fue electo y en octubre se mudó al palacio gubernamental de estilo colonial en Hermosillo. Era una estrella en ascendencia dentro del Partido Revolucionario Institucional, uno de los pocos ambiciosos líderes de cuarenta y tantos años de edad que a veces los llamaban “bebesaurios” para distinguirlos de los más viejos “dinosaurios” que han gobernado por mucho tiempo en el mismo partido.

Durante los inicios de su carrera. Beltrones fue pupilo de Fernando Gutiérrez Barrios, secretario de gobernación en la administración de Carlos Salinas y pionero de la policía secreta en México. Algunos han visto a Beltrones como un posible candidato presidencial.

Pero al tiempo de la toma de protesta, agentes de los Estados Unidos empezaron a colectar reportes provenientes de informes clasificados documentando vínculos con Carrillo Fuentes. En una entrevista, Beltrones alzó su voz cuando periodistas citaron reportes de la DEA que lo acusaban de haber recibido pagos por parte de Carrillo Fuentes.

“Manlio Fabio Beltrones Rivera está bien documentado como un socio de la organización ACF”, se lee en el reporte. Cita a comandantes de la policía judicial federal y cita que “Beltrones está involucrado en la protección de narcotraficantes que cruzan Sonora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las Noticias Más Destacadas

Post Image
Post Image
Post Image
Post Image
Open
Close

f/107.3 Más Que Radio | @1073masqueradio