16 Ene “No se puede matar en nombre de Dios, es una aberración: papa Francisco

AgsNow_FB_foto_PapaFrancisco
Los atentados al semanario francés Charlie Hebdo donde murieron 12 personas en París, la libertad religiosa y la libertad de expresión son los temas que el papa Francisco tocó durante una conversación de 40 minutos con los periodistas que lo acompañaron en un vuelo de Colombo, Sri Lanka, hasta Manila, Filipinas.
A la pregunta de un periodista francés sobre el debate que desencadenó el atentado a la revista Charlie Hebdo, el Papa ha explicado que tanto la libertad religiosa como la libertad de expresión son derechos fundamentales. “Cada persona tiene el derecho de practicar la propia religión sin ofender, libremente, y es lo que queremos todos”.
“No se puede ofender o hacer la guerra, matar en nombre de la propia religión, en nombre de Dios. También nosotros fuimos pecadores en esto, pero no se puede matar en nombre de Dios, ésta es una aberración”.
En cuanto a la libertad de expresión precisó que “cada persona no solo tiene la libertad, sino la obligación de decir lo que piensa para apoyar el bien común”. Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si mi amigo insulta a mi madre ¡Se lleva un puñetazo!”.
A propósito, el Santo Padre ha recordado que el papa Benedicto XVI, habló de esta mentalidad post-positivista, de la metafísica post-positivista, “que llevaba a creer que las religiones o las expresiones religiosas eran una especie de subcultura, toleradas, pero poca cosa, no forman parte de la cultura iluminista”.
Dijo que hay mucha gente que habla mal, que se burla de la religión de los demás. Estas personas provocan y puede suceder lo que les sucedería si insultan a una mamá. “Hay un límite, cada religión tiene dignidad, cada religión que respete la vida humana, la persona humana… yo no puedo burlarme de ella”. Este ejemplo del límite lo ha puesto para indicar que “en la libertad de expresión hay límites”.
Sobre su seguridad, el Papa ha explicado que le preocupan los fieles. Un defecto que Francisco ha reconocido es que tiene “una buena dosis de inconsciencia” y le pide al Señor la gracia de que no me duela, “porque no soy valiente frente al dolor, soy muy miedoso”.
Además, habló sobre los kamikaze. “Diría que detrás de cada atentado suicida hay un elemento de desequilibrio humano, no sé si mental, pero humano”, ha observado. Estas personas ofrecen su vida, pero no la ofrecen bien. “Hay mucha gente que trabaja, como por ejemplo los misioneros: dan la vida, pero para construir. El kamikaze, por el contrario, da la vida para destruir”, finalizó el Pontífice.

Con información de Zenit 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las Noticias Más Destacadas

Post Image
Post Image
Post Image
Post Image
Open
Close

f/107.3 Más Que Radio | @1073masqueradio